¿El sitio web de tu empresa aprovecha las “reglas de la composición fotográfica”? ¿El sitio web de tu empresa aprovecha las “reglas de la composición fotográfica”?
Muchos sitios web empresariales saturan y confunden a sus visitantes, al recargar sus páginas con información y contenidos que intentan que nada quede afuera.... ¿El sitio web de tu empresa aprovecha las “reglas de la composición fotográfica”?

Muchos sitios web empresariales saturan y confunden a sus visitantes, al recargar sus páginas con información y contenidos que intentan que nada quede afuera. Un diseño inteligente estructura al sitio y presenta los contenidos de una manera estratégica, guiando a los usuarios hacia resultados claramente determinados.

Cuando las empresas me piden que realice un diagnóstico de sus sitios web, uno de los “síntomas” que detecto con mucha frecuencia es un aspecto visual que podríamos calificar como de desorden y confusión. Si hiciéramos un paralelismo con el mundo de la fotografía, podríamos decir que muchos sitios web están diseñados sin seguir las reglas de la composición.

Para hacer más claro el paralelismo, imaginemos una fotografía tomada por un turista frente a una antigua catedral en alguna ciudad de Europa. Nuestro fotógrafo se detiene en la plaza frente a la catedral, mientras su acompañante cruza la calle para ubicarse “estratégicamente” en la vereda, frente al gran pórtico del edificio. Los entusiasmados turistas publicarán raudamente su “retrato” del momento en Facebook, para que sus familiares y amigos se contagien de su propia sensación de maravilla y fascinación ante tan esplendorosa y majestuosa obra de la arquitectura medieval.

Para su sorpresa, al pie de su publicación en Facebook comienzan a aparecer mensajes como: “¡Jaja, qué bueno el vestido que se puso Gabi, ¿dónde lo compraron, en la feria hipie?”; “Uh, ¡qué feo que estaba el tiempo, parece que va a diluviar en cualquier momento!”; “¡Qué lindo… me acuerdo cuando fui a París, viajé en uno de esos buses de dos pisos como el que aparece ahí en la foto!”; y así siguiendo.

Se hace evidente que la fotografía fue tomada sin respetar las “reglas de la composición”. Como sucede en muchos sitios web empresariales, había demasiados elementos “compitiendo” en un pie de igualdad por captar la atención de los observadores. Daba lo mismo la catedral que el aspecto amenazante del cielo cargado, la colorida vestimenta de la turista o un vehículo que circunstancialmente pasaba por ahí en ese preciso momento.

DISEÑO CON INTENCIÓN

La “intención” era mostrar a nuestros amigos turistas allí, visitando la majestuosa construcción. ¿Cómo hubiesen logrado ese objetivo? Con dos o tres simples “decisiones de diseño” basadas en las “reglas de la composición”. En lugar de cruzar la calle, ubicándose demasiado lejos y ocupando un lugar tan pequeño en el “encuadre” de la fotografía, la turista fotografiada debió quedarse mucho más cerca para aparecer más en primer plano, de manera que el “centro de interés” fuera ella en su visita a la catedral.

Para evitar que el cielo encapotado tuviera tanto peso y llamara tanto la atención, distrayendo de lo que realmente importaba, el fotógrafo debió ubicarse a la distancia justa (o acercar más el zoom de su cámara) para que la cúpula de la catedral llegara hasta el borde superior de la fotografía, de manera que el cielo apenas asomara. Finalmente, el fotógrafo debió esperar un momento en que ningún vehículo o elemento circunstancial llamara demasiado la atención como para arrastrar hacia allí la mirada del observador de la fotografía.

HACER FOCO EN EL NEGOCIO

Muchas empresas –y muchos diseñadores web– cometen el mismo tipo de errores, queriendo que los visitantes de sus sitios web vean “todo” lo que ellos quieren mostrar: todos y cada uno de sus productos y servicios, su newsletter, su e-book gratuito, los últimos artículos que publicaron, su misión, visión y valores, el reportaje que le hicieron hace dos años al Director General en un medio especializado, las fotos de la última feria de su industria en la que ocuparon un stand… y así siguiendo. Que nada quede fuera de la mirada del visitante del sitio.

Olvidan el principio de que no siempre “más es más”. Por el contrario, en estos casos, “más es menos”. Cuanto más contenido incluyas en la Home Page de tu sitio web, menos verán tus usuarios. Y el resultado será el contrario al pretendido: tu público se sentirá abrumado, confundido, le resultará difícil encontrar lo que está buscando… y muy probablemente termine abandonando el sitio rápidamente, mareado y sintiendo que allí no encontrará lo que estaba buscando.

Las empresas tienen que darse por enteradas de algunas cosas: a nadie le importa su misión y visión, por más “inspiradoras” que puedan ser; las notas de “prensa” solo engordan el ego de los Directores de la empresa; participar en ferias y congresos del sector está muy bien, pero no es para ver esas fotos que sus potenciales clientes visitan el sitio de su empresa.

La Home Page –y todas las páginas– del sitio web de una empresa tiene que “hacer foco”, logrando un óptimo encuadre que facilite descubrir, al primer golpe de vista, cuál es el “centro de interés” del sitio.

La regla del “frente y “fondo” es otro concepto del mundo de la fotografía que vale considerar en los sitios web empresariales. Regulando la apertura del diafragma, el fotógrafo profesional logra aportar a la imagen sentido de profundidad y tridimensionalidad, al darle mayor nitidez a los elementos en primer plano y aumentando el contraste con los contenidos del fondo.

GUIANDO A LOS USUARIOS DEL SITIO

Junto con el concepto de “flujo de la mirada del observador” aplicado a la distribución de los contenidos en la página del sitio web empresarial, estaremos en mejores condiciones de plantear los elementos que queremos que aparezcan en primer lugar, y “guiar” a los usuarios del sitio hacia los “resultados” que nos planteamos como nuestro objetivo de negocio. En otras palabras, ¿qué esperamos que ellos hagan como “respuesta” a los contenidos que incluimos en una página web? En términos del Marketing, ¿cuál es el “Call To Action” (el “llamado a la acción”) hacia el cual los queremos guiar?

Un siguiente paso en la comparación con el mundo de la fotografía nos lleva al “retoque fotográfico”, o el popular “Photoshop”. ¿Podemos “salvar” una foto mal tomada, o pobremente encuadrada? ¿Podemos “salvar” un sitio web empresarial mal diseñado o mal planteado desde el inicio? En algunos casos sí, con mayor o menor dificultad. Pero en algunos casos, lo mejor es descartar la foto y –si existe la posibilidad– volver a hacer una nueva toma.

Algunos sitios web empresariales pueden mejorarse reordenando los elementos, decidiendo qué contenidos conviene que ocupen un foco de atención destacado, reubicando otros en lugares secundarios, y directamente eliminando otros, o enviándolos a otra sección del sitio. Una revisión de los textos, para presentar un mensaje más claro, nítido, y “directo al grano”, es un trabajo que muchos sitios web empresariales necesitan de manera urgente.

Una mejor selección de elementos visuales, como fotografías, colores, tipografías, etcétera, también puede hacer una gran diferencia para que un sitio web cobre nuevo brillo y genere una experiencia mucho más grata para los visitantes.

El sitio web es la principal herramienta de marketing y la “carta de presentación” de toda empresa moderna. La “experiencia del usuario” al visitarlo y recorrerlo es el motor de la “decisión de compra” –o de “no compra”– de sus potenciales clientes.

Esteban Owen Editor

Creador de Concepto Lateral, organización especializada en diseño web y marketing online, es portador de una extensa trayectoria trabajando con pequeñas y medianas empresas y con organizaciones líderes a nivel mundial.

No hay comentarios hasta el momento.

Sé el primero en dejar un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Pin It on Pinterest